Como elegir las palabras para describir este año…Creo que ya poco me acuerdo como era mi vida antes de encontrarme con la opción de elegir vivir una vida valiente. Tal vez esto sea porque desde que tengo uso de razón lo he hecho. Creo que nunca me imaginé el sacrificio que sería convertir mis raíces en alas, y que solo el tiempo me lo pagaría con paz. Nunca me imaginé la fortaleza que se necesitaba para guardar a tanta gente, recuerdos y cosas materiales en el baúl del olvido. Y que olvidar también tiene un precio muy alto. Nunca calculé la cantidad de nostalgia que acumularía en cada paso que decida dar hacia adelante, envés de quedarme en el lugar en donde estaba. Nunca he podido describir lo que es el transformar todo este miedo en fuerza motora para seguir luchando por mis ideales y persona. Nunca dimensioné la cantidad de latidos que le debía invertir a cada uno de mis sueños para poder materializarlos, y también cuanto sacrificio habría detrás de todos y cada uno de ellos. Nunca me percaté la inexperiencia con la que me atreví a aventurarme al mundo del emprendimiento, y gracias a esta hermosa ignorancia, lo seguiré haciendo. Nunca he logrado comprender porque hay veces que soy fuerte como una piedra, y otras más frágil que una porcelana, será que esta dualidad que reside en mi es lo que me hace única. Nunca me dejaré de agradecer el no permitir que nada ni nadie me impida llevar mi corazón en la mano, y entregarlo sin titubear en los momentos que creo ameritan. Nunca me hubiera imaginado, ni en mi sueño mas disparatado, que la vida con todas sus vertientes y connotaciones me llevaría al momento en el que estoy ahorita, este diciembre del 2020 llena de nostalgia, orgullo, amor propio, lágrimas, cansancio, incertidumbre e introspección; donde el futuro se desenreda y el pasado se vuelve mudo para darle paso a todos esos “nunca imaginé” que estarán por llegar… la niña siempre valiente, siempre desobediente…PD: Nunca imaginé que amaría tanto cuando sonríes :). MCMV