ANA FUENTES

En el Ramadán, se acostumbra que los musulmanes ayunen 30 días, pero todas las noches, el Desayuno, es decir, la cena con la que se rompe el ayuno, suele ser un evento. Se acostumbra pues, que durante el Ramadán compartas el Iftar con la gente con la que trabajas (normalmente el patrón se pone guapo con los empleados), que invites a la familia o los amigos y que te inviten a cada rato, unos y otros.

A Alarís y a mi este año nos tocó chambear como burros la mayor parte del Ramadán o sea que estuvimos poco en los festejos propios  y casi mejor, porque te distraes del hambre y la sed (y también te da más por andar de tour al rayo del sol, pero esa es otra historia). Pero cuando tuvimos chance si fuimos a casa de Ummi algún día, a casa de alguna cuñada, invitamos a los amigos otro día, cenamos con otros guías, invitamos a nuestros canchanchanes de la chamba y así.  Total, ya hacia el final, un día, tuvimos un break y vinimos al pueblo. Organizamos un asado en la terraza de nuestro “pent-house” arriba de casa de Ummi e invitamos a todos los cuñados, y a las hermanas de Ummi. Una de ellas, casada con un hermano de Baba. Si me lees seguido, te acordarás de la historia, la confusión y demás: Abu Ghazim.   A esto viene el título de la historia. La larga retahíla de malentendidos y la bitácora de infamias no ha hecho sino crecer.  El santo señor, me guarda un rencor tremendo, y bien merecido lo tengo, pero ahí voy.

Resulta que vino a la dichosa cena, y cuando entró a la casa, estaba yo sentada en un sillón chaparrito, y como siempre, pues me brincó en el saludo, pero ya sabemos que resulta que a mi no me puede saludar más que de lejitos, porque no soy su pariente y mis cuñadas si, cosa que yo no sabía y que hizo que le agarrara tirria.

Pero me volteó a ver como si fuera yo un sapo o una caca en su zapato. Órale.

Cuando se iba otra vez, me vio bien feo. Achis. Si la ofendida era yo.

Que le pregunto a Alarís. Oye, ahora que piojo trae en los calzones tu tío? Porque me mira como si hubiera cometido algún crímen de guerra? Está bien que no me caía, pero nunca le hice ninguna majadería. Cosa que no puede decirse de él hacia mí, pero bueno.  Pues resulta que se informó en el chismógrafo familiar y resulta que las hijas del santo señor, son mis amigas en Facebook y por ociosas leyeron, armadas de sendo traductor de Google, yo me supongo, mis artículos. Y a saber que entendieron y qué le fueron a decir a su padre que andaba yo diciendo de él. Nomás me acuerdo de: misógino, peinado como quesillo de Oaxaca y se cree cosido a mano. Ma-dres! Por supuesto que no entendieron el sentido general de la historia que decía que había yo metido la pata, que había malentendido las costumbres, que calladita me veía más bonita y que quién sabe que.

A ver señoras, si están traduciendo: Noor, Istihar, Wafaa y Hala, esto va para ustedes. Lo que quería yo decir es que por MI falta de comprensión de su cultura, no entendí las cosas, y tomé como grosería personal algo completamente normal. Su papá no estaba siendo grosero conmigo, estaba siendo correcto, dentro del marco de su cultura.  Le tuve rencor a su papá por algo que el hizo completamente sin intención, pero ojo, nunca dije que era un viejo descerebrado, que creo que fue en lo que paró la traducción.  Mis más sinceras disculpas, porque nunca fue la intención. Escribo sin afán de ofender a nadie y con ganas únicamente de entretenerme y entretener a quien lee y nunca ni por asomo pensé que fueran a leerlo ustedes, cuanto menos a malentender de esa manera y que la cosa parara en lo que fue a dar. Ahora, el riesgo de que esto termine igual o peor, es enorme, pero dado que la ofensa percibida fue pública, la disculpa creo que también tiene que serlo. Es más, no he oído más que cosas buenas del señor, de otras gentes, que si siempre fue muy buen papá y muy cariñoso, que es muy buen abuelo, que siempre anda muy bien vestido.

Me declaro culpable al 100% y pido una sincera disculpa por no haber tomado en cuenta lo que podría pasar.