El camino es el paisaje, el pájaro y el peregrino

Que compañero o desconocido, todos caminan a la par.

Más adelante o más atrás van compartiendo destino inicial.

Caminante que no hay camino, vividor, que no hay final.

Quién solo hace las cosas queriendo la recompensa,

Buscando que a alguien le importe, qué hace o cómo piensa,

Al final pierde el piso y su camino no encuentra.

Así que andemos por andar y vivamos por vivir.

Que la meta no sea el final ni lo que importa el porvenir.

Que la vida sea vivir, no vivamos por morir.

Siento una profunda pena, de quién vive preparando o pensando en la maleta,

En qué hará falta o qué vendrá sin darse cuenta de que la vida no es esperar, si no disfrutar.

De cada palabra intercambiada, de cada mirada compartida; en resumen: cada momento vivido en compañía.

Porque al final del camino solo queda lo que fue ¿Por qué seguir esperando y anhelando lo que aún no es?

Mejor amar cada segundo y ser feliz con lo que se tiene, que mirar atrás en el futuro y anhelar lo que se tuvo.