MARIANA CABRIALES

Cuando hablamos de colores, sus usos y funciones nos parece algo cotidiano que está en nuestra vida diaria desde que nacemos, cuando nuestra mamá nos viste de rosa o azul, en la primaria cuando comenzábamos las clases con un estuche de 12 colores y terminábamos con 5, hasta cuando somos adultos y buscamos algo que combine a la hora de vestirnos; entonces ¿Qué pensarían? si les digo que todo esto es una ciencia llamada “Colorimetría”. Está estudia cada color a profundidad, realiza mezclas y mediciones para obtener más variedad del mismo.

En el maquillaje usamos la colorimetría para saber qué tonos son los que nos favorecen ya que esto puede hacer una gran diferencia en nuestro aspecto y como consecuencia lograr vernos y sentirnos satisfechas con nuestra persona.

Existen dos tipos de tonos para la piel que son: cálidos y fríos, esto es importante saberlo para tener una guía de los colores que favorecen a cada piel, para determinar esto influyen tres factores, que son:

Para destacar una tonalidad fría ocupamos tonos cálidos como:

  • Naranja
  • Rosa
  • Amarillo
  • Rojo
  • Lila

Para destacar una piel cálida ocupamos colores fríos como:

  • Morado
  • Azul
  • Verde
  • Café

Los maquillistas utilizamos esto para poder satisfacer las necesidades de cada persona y aunque no existan reglas específicas sobre el uso de los colores es cierto que habrá algunos tonos que luzcan más en personas con una piel especifica.

Cada persona tiene personalidades diferentes lo importante y divertido del maquillaje es experimentar y probar cosas nuevas. Recuerda que el maquillaje solo resalta tus facciones más bonitas no le tengas miedo a probar cosas diferentes y siempre confía en tu belleza.