MARGOTT METTA

Estos días han sido muy difíciles para todos, pues de repente todo cambió; nos encontramos en casa sin poder salir; sin poder ver a nuestros amigos, gente querida, algunos sin poder ir a trabajar y otros trabajando desde casa. Algunos desempleados sin sueldo, otros con sueldo, algunos contagiados, y otros sanos.
El punto es: ¿Qué podemos aprender de esto? Estamos acostumbrados a tener todo lo que queramos y más: fiestas, ejercicio, salidas, comidas fuera de casa, reuniones con amigos, cumpleaños, antros, conciertos, viajes, etc.. Y a veces no valoramos lo que realmente esto significa, porque lo damos por hecho, no sentimos a veces el valor real de poder estar en cualquier lugar disfrutando de la vida.

Creo que hay que tener en cuenta que existen personas que no pueden hacer todo esto independientemente de la situación actual, hay gente que no puede caminar, o ver, escuchar, o que luchan día a día contra una enfermedad como el cáncer, y pocas veces sentimos esa empatía por otras personas; no tomamos en cuenta lo afortunados que somos al poder simplemente subirnos a un coche, manejar y llegar a cualquier lugar. Actualmente por esta situación del “COVID-19” parece que empezamos a valorar las cosas que realmente importan y sobre todo, tal vez hay algunos de ustedes que no sabían el valor real de lo que es la familia, que para mi en lo personal siempre ha sido lo mas importante.
A lo que voy es que ahora es la oportunidad perfecta para reflexionar y ver que aún encerrados debemos de valorar todo lo que tenemos, hay gente que no tiene casa, que no tiene familia, que muere de hambre en las calles y que además corre riesgo de enfermarse; yo te aconsejo a ti que aprecies que estas en tu casa cómodamente (para los que lo están) y que mires a tu alrededor, agradezcas a D-os por todo y que practiques la gratitud dentro de tu vida; que mires de manera objetiva la situación en la que te encuentras y le saques el mayor provecho.
Nuestro deber como seres humanos es ayudar en lo que podamos a otras personas: debemos tener empatía y dar lo mejor de nosotros mismos.

Tomen esta pausa en sus vidas para reflexionar, para ayudar, para cambiar para bien, para estar unidos con sus familias y valorar a los que no tengan cerca, agradezcan siempre que están vivos y sanos, mantengan la calma aunque no sea fácil y recuerden que de la crisis siempre salen las mejores oportunidades.

¡¡¡¡Hagan lo mejor que puedan con lo que tengan y lo mejor vendrá pronto!!!!

No es el fin del mundo, es el inicio de nuevas cosas para todos.
Manténganse positivos.