MARIA FERNANDA MELGAR

Se trata de entender que venimos a contar nuestra historia; que nunca será tarde y todo lo destinado a ocurrir será justo a tiempo, por lo tanto no compares tus tiempos y pasos por la vida con otros porque cada grano de arena irá cayendo por su propio peso, deja las prisas atrás que no hay tiempo más lento que el que se espera y abre los ojos  y descubre que mientras has estado esperando cosas por vivir te has perdido de vivir los momento que ya habían llegado para ti.

La clave está en dejar de esperar sin dejar de soñar, en vivir todos los días acercándote a  lo que quieres disfrutando lo que ya tienes  sin olvidar que los momento que te regala tu presente están condicionados a convertirse en pasado.

Suelta la idea de un futuro que no ha llegado porque no importa cuantas vueltas le des, la vida tiene su propio guion; por lo tanto déjate guiar por esta historia; tú historia, que cada una de tus pisadas estén llenas de intención de lo que estas viviendo y que todo lo demás irá llegando pero este momento seguro que ya no vuelve.

Ama tu historia con sus partes buenas y sus partes malas, que al voltear a ver cada una de tus pisadas te sientas agradecido; reconociendo que muchas veces han sido los caminos más oscuros los que sacaron lo mejor de ti… Porque al final de cuentas, no se nos puede olvidar que somos una colección de cicatrices que hace de nuestra vida ordinaria algo completamente extraordinario.