ANÓNIMO

Lector: antes de empezar a leer este texto sería bien recomendado que le preguntes a tus papás de que parte del mundo son sus apellidos. Al terminar el texto reflexionen y piensen en lo afortunados que son de tener esa información al alcance de la mano ya que es muy importante saber TU historia para conocerte a ti mismo tanto psicológica como físicamente.

Creces pensando que sabes todo: de dónde vienes, a quien de tu familia eres mas similar, si tus apellidos son Españoles o Ingleses (por dar ejemplos) pero de un día a otro te dicen que todo lo que creías o al menos la mitad no es como en realidad pensabas, tu mamá no viene de donde tu creías que venía, tu segundo apellido realmente no debería ser el que está en tu acta de nacimiento o cualquier documento oficial. Ella decide contarte que es adoptada, te platica de donde viene pero ella tampoco sabía con exactitud nada, sabe que nació en Estados Unidos cerca de San Antonio así es como te das cuenta “Un 50% de mi es estadounidense” pero ¿sabes de dónde vienes? Entonces todo empieza a tener sentido, la nariz tan respingada que no encontrabas de donde venía ya que nadie en tu familia la tenía igual, la altura ¿Por qué nadie en mi familia es alto y yo si?.

Comienzas a indagar pero ninguna respuesta es cien por ciento verídica, los apellidos que te menciono tu mamá los colocas en el buscador de Google intentando encontrar respuestas pero te dicen que podrían ser tanto de Australia como de Inglaterra… sigo sin saber de donde vengo, entonces te pones a buscar más, intenta encontrar a tus abuelos en redes sociales pero solo tienes apellidos y hay mas de 50 personas con los mismos, ¿serán comunes?

Todo el mundo habla de los niños que son adoptados pero ¿Qué pasa cuando esos niños crecen y tienen hijos? Esos niños también tienen un hueco en su historia, su apellido dice una cosa pero su ADN otra. No se evita el pensamiento cuando tus amigas mencionan el típico comentario “mis bisabuelos eran Irlandeses entonces 15% de mi es Irlandés” y lo único que cruza tu mente es la opción de que parte de tu sangre podría ser tanto Brasileña como Italiana,

Optas por parar un tiempo esta búsqueda desesperada de tu real ser, pero la duda te asecha, no es en lo que piensas todos los días pero si es una pregunta que se encuentra detrás de todos tus pensamientos en búsqueda de una respuesta. Entonces tu mamá fallece, la persona que podría ayudarte a encontrar todas tus respuestas no está. Preguntas a tu abuela que aparentemente no es tu abuela pero llevas su apellido entonces si es tu abuela legalmente y probablemente sepa algo pero la curiosidad mató al gato…

“tú no deberías estar preguntando esto” te dice preocupada porque solo tenias 14 años sin saber que la duda está en tu mente desde los 8. Dice que hablaremos del tema después… tengo actualmente 17 años y sigo sin saber que hay realmente en mi genética. Podrá ser porque es un tema duro para mi abuela, no lo sé, este no es el final pronto sabré de donde vengo y pronto sabré la verdad.