Estela Manzanilla

 

La historia detrás de cada diseño, la inspiración de la mente creativa tras cada trazo, color y textura es un relato digno de conocer. Y en esta ocasión me emociona escribir sobre la mezcla de dos de mis más grandes pasiones: el cine y la moda.

A lo largo de la historia dos tipos de arte han surgido y crecido para convertirse no sólo en algunas de las industrias más exitosas, económicamente y laboralmente, si no también en una de las maneras más poderosas de expresión y pasión de la humanidad. En esta ocasión estas dos grandes corrientes se unen en una mancuerna de estrellas del diseño y celebridades internacionales para crear las piezas más icónicas en la historia de la gran pantalla. Conoce las mejores y más grandes colaboraciones del mundo del cine y la moda a continuación.

BALENCIAGA EN EL CINE

Durante cuarenta años, Balenciaga compaginó su labor como modisto con su trabajo como responsable de vestuario en un par de proyectos cinematográficos por año. En el año de 1959 conoció al maestro del misterio y del terror, el director Alfred Hitchcock para demostrar sus talentos en Hollywood con el filme “Con la muerte en los talones”, permitiendo mayores colaboraciones con los talentos del momento, incluyendo a Jean Cocteau y su película “El testamento de Orfeo”. Grace Kelly, Marlene Dietrich, Brigitte Bardot e Ingrid Bergman son tan sólo algunas de las icónicas estrellas en la larga lista de las afortunadas que vistieron las ideas del couturier español y ahora forman parte del memorable historial de la pantalla grande y la moda.

GIVENCHY DESAYUNA CON DIAMANTES

El pequeño vestido negro de Givenchy para Audrey Hepburn, fue diseñado por Hubert de Givenchy y utilizado por Audrey Hepburn para el comienzo de la comedia romántica de 1961 “Desayuno con diamantes”. Este vestido descrito como en extremo femenino y de inspiración parisina, es citado como uno de los diseños más icónicos en el mundo de la moda del siglo veinte y posiblemente el más famoso “little black dress” de todos los tiempos.

EL ARABESCO DE DIOR

Intriga, sugestión y elegancia es la manera más simple de describir “Arabesco”, la pieza fílmica de Stanley Donen y su musa castaña, la sensual italiana, Sophia Loren. A pesar de los múltiples atributos presentados en ventaja para la comercialización del filme, el gran titulo en negritas anunciando-“El vestuario de la señorita Loren especialmente creado por Dior”- demuestra la importancia para el director y para la actriz de trabajar con un experto en los textiles como lo era Christian Dior. Un hombre de experiencia y sabiduría, el diseñador francés creo una gran amistad con la protagonista y en especial con el mundo del cine, convirtiéndolo a él y a su casa de moda en una de las mejores y más largas relaciones entre la moda y el séptimo arte. Una que continua hasta ahora con actrices jóvenes como Penélope Cruz, Marion Cotillard y Natalie Portman.

EL LADO OSCURO DE RODARTE

Darren Arnofsky presenta en “El cisne negro” una pieza maestra de polos opuestos, controversiales brutalidades de la mente humana y contrastante belleza visual. El trabajo duro, la pasión de su protagonista y sus creadores predomina en el largometraje, incluyendo también la de los artistas detrás de la creación de un vestuario clásico como el del ballet de Tchaikovsky. Meticulosas al extremo y en búsqueda de lo insuperable al igual que el personaje protagonizado por Natalie Portman, las hermanas trabajaron sin descanso más de tres meses y crearon cuarenta piezas más duplicados e incluso triplicados de cada vestuario y accesorio del ballet para la pantalla grande.

 

 

 

Ahora que se conoce un poco más detrás de la pantalla y el boceto, es momento de disfrutar de una buena tarde de películas, sacar las palomitas y disfrutar de la belleza e historia de cada uno de estos hits del cine y de los grandes iconos de la moda que participaron en ellos.