XIMENA FLORES

¿Alguna vez te haz puesto a pensar cuántas personas hay en el mundo?

Bueno, eso no es importante; lo que realmente importa es preguntarte si la gente que conoces es pura casualidad o de verdad estaba destinada estar contigo; solo ponte a pensar en todas las personas con las que te has topado a lo largo de tu vida; tal vez algunas solo llegaron temporalmente y pues así pasa a veces, las personas vienen y van pero créeme que las que de verdad importan llegan para quedarse; quedarse para siempre.
Estas personas son mágicas, en el momento en que las conoces sientes que ya son parte de ti, que entran en tu mundo para ya no salir nunca, para acompañarte y ayudarte a seguir este camino tan largo que te queda por vivir… Créeme que valen más de lo que te puedes imaginar porque llegan a tu vida para hacerte más feliz, para enseñarte el verdadero significado de la vida y para que aprendas a devolverle cada bendición que te ha dado; llegan para curarnos por dentro porque simplemente sin pedir permiso tocan nuestra alma; son tan importantes que cuando las conoces te das cuenta que no puedes vivir sin ellas; de verdad quiero decirte que las cuides, porque somos tan afortunados de haber coincidido que lo único que nos queda es agradecerle de vuelta a la vida conservándolas y cuidándolas.
Claro, tampoco te preocupes si pierdes a alguien, la gente que se va de tu vida es porque de verdad no estaba destinada a estar contigo; créeme que aquellos que realmente importan se van a perder miles de veces pero siempre te van a volver a encontrar, porque al final de todo, cuando no estén juntos, sin darte cuenta, vas a entender que no puedes deshacerte de su recuerdo y  que realmente esa persona estaba destinada a existir para ti.