MARÍA COELLO

Este año aprendí que en este camino al que llamamos vida es importante estar atento y enfocado para no desorientarse, pero si te pierdes qué más da… Con su debido esfuerzo llegarás a tu destino original; tal vez de una forma diferente a lo planeado, pero no importa el procedimiento si no el resultado ¿Verdad? Aprendí lo importante que es escuchar a los demás, sobre todo a la gente que te quiere, a dejar el orgullo y la soberbia atrás para poder avanzar con más soltura; aprendí lo que es el amor y el apoyo incondicional, esa gente que te da tanto sin esperar nada a cambio, creo que su pago está en dar la abundancia que existe dentro de ellos, agradezco tener el privilegio de compartir caminos con esas personas tan especiales. Aprendí a viajar ligero, a dejar el equipaje extra, las cargas tanto personales como ajenas para poder no solo seguir adelante si no DISFRUTAR plenamente el viaje que realmente se pasa tan rápido… Tenemos que atrevernos más y pensarlo menos; avanzar sin miedo a repetir viejas heridas. Y si no sale no pasa nada, lo importante es haberlo intentado; a final de cuentas la vida sigue… al paso del tiempo, la persona en la que te estás convirtiendo te costará espacios, relaciones y cosas materiales, elígela por encima de todo.