En esta época en la que todos estamos conectados en cualquier lugar y momento, de vez en cuando es necesario para mí pararme a reflexionar un poco y no me sorprende a veces sentir un gran vacío ya que me pregunto: ¿Estoy viviendo o solo existiendo? Me doy cuenta que no hay nada peor que no vivir el momento presente por estar preocupado por el pasado, el futuro, o simplemente por pensar que la vida del otro es más interesante. No sé por qué de vez en cuando nuestra mente vuelve a esos lugares que nunca podríamos regresar, tal vez es para sanar o castigarnos; o simplemente para entender cómo llegamos a donde estamos; ojalá nunca justifiques a alguien que no te trata bien solo porque es más fácil que tomar la decisión de irte. Ojalá siempre te alejes de quienes quieran usarte, ojalá te des cuenta y quieras sanarte… Será que me encanta la gente que piensa por si misma aunque nadie la entienda, el criterio propio es un lujo que a muchos les cuesta pagar.

Enfócate en ti, en tu paz mental, la gente es pasajera, el que quiere estar estará y quien no, que siga, al fin y al cabo todos somos temporales en la vida de otras personas, ya viene siendo hora de que te quieras mucho y que te quieran bien.