GALIA SCHIPPER

2:13 am

¿En qué momento estamos solos? ¿En qué momento nos tenemos?
Las noches supuestamente son cuando reflexionamos y pensamos en todo, sin embargo, eso ya cambio por lo que dice Instagram y el último mensaje de WhatsApp que recibimos antes de cerrar los ojos.

Y me pregunto… ¿Dónde queda la plática interna?

Las noches son peligrosas, nos hacen vulnerables, nos hacen extrañar a esas personas que ya no tenemos, a valorar aún más a las que sí y a sentir ansiedad de lo que pasara en la mañana.

Queridos lectores,

Esta carta la escribí en la madrugada porque es cuando soy más sincera, y también, es cuando muchos no pueden dormir y andan en busca de alguien que los acompañe en su noche de insomnio.

Esta carta es para ti 2017. Fuiste lo que tuviste que ser para yo transformarme en lo que hoy soy.

Me llevaste de viaje y conocí cientos de cosas que me hicieron entender el porqué de muchas cosas, me quitaste personas de las que creí que podrían seguir conmigo pero me hiciste entender después de varios meses de intento, que todo es pasajero, y que tú también lo serías.

Después de haberte vivido te puedo llamar el “año de las cosas que pasan y de las que no”. Empecé sin crear ninguna expectativa, y me sorprendiste, me hiciste odiarte y varias veces sufrí, pero poco a poco fuiste calmándome, me abrazaste, me pusiste pruebas y me hiciste convertirme en apoyo para otros, me hiciste conocer a seres humanos con almas bellas que conectaron con la mía, me uniste a corazones bondadosos e incluso cuando nadie estaba para mí, me hiciste verme en un espejo, para entender que, si yo estaba conmigo, todo estaba bien.

2017, me enseñaste que el silencio también es una respuesta, que es mejor no esperar nada para dejar que la vida te sorprenda, que los errores son un gran aprendizaje, que el tiempo puede ser el asesino o el sanador, que por amor no se renuncia a nada, me enseñaste que el amor suma, no resta.

Me enseñaste que las almas gemelas se presentan en diferentes clases de amor.
Gracias por darme almas que me enseñaron que “nunca debes hacer algo que te de pena contar”, que “estar sola, también es bueno”.

Aprendí a apreciar todo lo que fue y a agradecer lo que no, a disfrutar la luna con música de fondo, aprendí que la libertad solo la iba a conseguir dentro de mí y no alado de alguien, aprendí que sanar es un arte, que lo que es para uno con el tiempo va llegando, y lo que no, el mismo tiempo se lo va llevando y sobre todo que “nadie se cansa de algo que le gusta”.

Gracias, gracias por darme la oportunidad de compartir lugares especiales y platicas humanas con gente increíble.

Hoy 30, que estás a punto de dejarme en la estación, con una maleta llena que tú te llevarás, quiero decirte que fuiste genial y único, con tus altos y bajos, con tus paisajes, tus destinos, tus noches de lluvia y tus días de sol… aquí me ves, llevándote también.

Sin más qué decir, 2017, fuiste maravilloso de vivir.

Y tú ¿Qué le dirías a tu 2017?

´´2017, me enseñaste que el silencio también es una respuesta, que es mejor no esperar nada para dejar que la vida te sorprenda, que los errores son un gran aprendizaje, que el tiempo puede ser el asesino o el sanador, que por amor no se renuncia a nada, me enseñaste que el amor suma, no resta.´´