¿Alguna vez te has puesto a pensar? 7 billones de personas han experimentado este día de manera diferente ¿Cómo decidirás vivir el tuyo hoy? En fechas como esta, uno se plantea la vida, hace un repaso del pasado más reciente y analiza su presente… Este año lloré y perdoné, me senté a ver las estrellas y dejé que la capacidad de asombro que existe dentro de mí me invadiera; esa que experimentamos cuando hacemos algo por primera vez… Me di cuenta que todas las personas somos como una obra de arte, hay algunas que al verlas no las entiendes, no te parecen agradables o simplemente no te llaman la atención; al igual que las personas intrascendentes con las que llegamos a coincidir; pero hay otras que son mágicas, que al verlas te atrapan y despiertan dentro de ti un sentimiento especial; las he visto… Al igual que en los museos, estas se encuentran escondidas en todos los rincones del planeta, disfrazadas de civiles, disimulando sus características distintivas por eso a veces es tan difícil encontrarlas. Pero créeme que cuando las descubras ya no habrá marcha atrás… No puedes deshacerte de su recuerdo; no se lo digas a nadie, pero dicen que su magia es tan fuerte que si te tocan una vez, lo hacen para siempre. Espero, querido lector que tú seas una de estas personas; que cuando mires en retrospectiva se te dibuje una inevitable sonrisa en la cara por las cosas vividas, aprendidas, por tus errores y tus aciertos, por todas las personas que has conocido; las buenas y las malas, las buenas te dan una razón por la cual estar agradecido y las malas te han hecho aprender tus lecciones, que al igual que tú mientras leías este mensaje y pensaste en alguien, alguien más al leerlo piense en ti. Porque de eso se trata: de tocar vidas para bien… Y recuerda que si estás leyendo esto por pura casualidad, de repente porque sí, este mensaje va dirigido especialmente para ti.
P.D. y por si lees esto: amo cuando sonríes.
Por: MARÍA COELLO MOTA VELASCO