XIMENA GONZÁLEZ

La incursión de la belleza en la tecnología sin lugar a dudas, avanza a paso de estrella fugaz. Spotify y Amazon Alexa recientemente se han convertido en plataformas de e-commerce para retail de cosméticos y productos de cuidado personal, y las últimas investigaciones en dermatología son progresivamente más high tech (con temas como mapping molecular de la piel), aunado a las iniciativas de marketing (sobre todo con el despunte del inbound mkt) tanto de las marcas directas como de proveedores dentro de la industria, emplean las tendencias en tecnología y apps más hot del momento.

Imagina que tu espejo pudiera decirte cómo están cambiando las manchas de tu piel, o si se te están empezando a pronunciar las patitas de gallo, incluso qué tono de maquillaje es el tuyo ¿No sería increíble?

Pues hoy ya es posible con una tecnología llamada Skintuition desarrollada por Cambridge Consultants. Es una manera no invasiva de capturar, entender y visualizar la condición de la piel.

La versión anterior de Skintuition funcionaba como una herramienta para igualar tonos; lo que te permitía saber qué productos eran mejores para tu tono de piel.

Sin embargo, la versión mejorada (lanzada apenas el pasado martes 9 de enero en el Consumer Technology Association CES 2018) es tecnología de imagen con espectros múltiples, que aparte de sugerirte productos en base a tu tono de piel, puede medir la deshidratación de la misma, presencia de acné y desarrollo de factores de envejecimiento.

No sólo es como tener a tu dermatólogo contigo en casa, sino tu beauty advisor para saber qué productos son mejores para tu piel, y evaluar las mejoras al usar alguno.

Aunque pudiera sonar muy high tech y complejo, Skintuition requiere una cámara móvil, misma que tienen los smartphones. Al combinar las imágenes con unos aros de LEDs (de este gadget que se conecta al teléfono o tableta inteligente), Skintuition produce imágenes especificas de la superficie de la piel, con colores que detectan arrugas, poros etc lo que va a darte el diagnóstico de tu piel, condición y status dermatológico.

Al arrojarte datos como el nivel de saturación de oxígeno o niveles de melanina, Skintuition pudiera por ejemplo, alertarte cuando debes usar un protector solar con un alto FPS, o si esa maravillosa crema antiarrugas realmente te está funcionando.

¿Cuál es la maravilla de todo esto? Que puedes tener a tu propio dermatólogo o cosmetólogo en casa dándote un servicio personalizado con productos específicos para ti y fácil de usar con tu teléfono móvil.

Y para todas aquellas que cuidan de su cabellera como joya más preciada, L’Oréal tuvo la puntada de lanzar Kérastase Hair Coach; un cepillo con 6 sensores que recolectan información sobre tu fibra capilar; diagnosticando si está roto o dañado, qué tan manejable es, si está reseco y sobre puntas abiertas. Los sensores, que se sincronizan por wifi o Bluetooth a la app en tu móvil, te permite conocer el status de tu cabello y entonces orientarte en qué productos comprar.

Hay ya varias propuestas de apps y/o gadgets de belleza donde la tecnología es la principal jugadora.

El siguiente paso será evaluar la acogida que tienen en el mercado y si realmente esa curiosidad de los consumidores resulta en algo útil para ellos y redituable para las empresas.

Lo cierto es que, en este mundo acelerado en el cual vivimos, buscaremos siempre opciones personalizadas, rápidas y funcionales, y que la industria de la cosmética haya decidido dar un paso en este sentido nos habla de la evolución del tipo de consumidor y sus preferencias.

Hay ya varias propuestas de apps y/o gadgets de belleza donde la tecnología es la principal jugadora.

El siguiente paso será evaluar la acogida que tienen en el mercado y si realmente esa curiosidad de los consumidores resulta en algo útil para ellos y redituable para las empresas.

Lo cierto es que, en este mundo acelerado en el cual vivimos, buscaremos siempre opciones personalizadas, rápidas y funcionales, y que la industria de la cosmética haya decidido dar un paso en este sentido nos habla de la evolución del tipo de consumidor y sus preferencias.