No tengas miedo a soltar tu vieja piel; que no te de miedo despedirte del pasado y romper con patrones que vienes arrastrando. Es momento de buscar nuevas estrategias, de crear una nueva estructura en tu vida teniendo como base las cuestiones esenciales de la vida que hagan vibrar tu alma en la frecuencia más alta.
Es tiempo de que apuestes por las inversiones reales y emocionales, de que seas sincero con el compromiso y entrega contigo mismo; hay que volver a empezar, pero por dentro.
Dile a tu niño interior que está sanando y déjate llevar, pero siempre hacia adelante.
No desistas en trabajar en darle fuerza a tu voz interior. En reforzar tu poder personal. En aceptarte tal y como eres: con tu luz y tu sombra. En acercarte cada vez más a descubrir tu propósito en ese mundo: ser feliz