VALERIA METTA

Recuerdo aquellos años en los que pensaba que todo era intacto, que mi vida sería igual para siempre: amigos, amores, familia, estabilidad…

He aprendido que algunas personas vienen y otras se van, que nada dura para siempre; ni lo bueno ni lo malo. Dejar ir y fluir con lo que viene es mejor que aferrarse a algo que ya no existe.

Todo es pasajero y trae consigo una lección de aprendizaje; soltar no es señal de olvidar sino de aceptar que todo tiene un principio y un final….

Lo importante de los ciclos de la vida es tomar lo que nos sirve, soltar lo que no y aprender a fluir con ellos… no estancarnos, sólo avanzar.