MARÍA COELLO

»La liberación empieza por la aceptación. Para poder sanar, tenemos que aceptar la obscuridad.» Después de haber leído esta frase lo primero que se me vino a la mente fue una persona: María Borja. A sus 22 años ha superado varios obstáculos con una capacidad de resilencia admirable. Al igual que yo, querido lector, ella es amante de la escritura, es el mecanismo de escape que usa para desahogarse y para ella, su voz es su pistola.

María ha tenido dos episodios que marcaron su vida para siempre y la convirtieron en la inspiración que es hoy en día para tantas personas; cuando iba en primero de primaria sufrió su primer accidente: estaba en Valle de Bravo con sus primos y todos estaban jugando en la tina, la última en salirse fue ella, y su primo más pequeño para saludarla golpeó el cristal que estaba enfrente de la tina, el cual, al estar mal puesto se rompió en pedazos enormes y le cortaron el pecho, las rodillas y casi pierde un ojo; inmediatamente después fue trasladada a un hospital en la CDMX donde le dieron 120 puntadas. María cuenta que fue una recuperación muy difícil y dolorosa, sobre todo por la corta edad que tenía y el miedo e incertidumbre que sentía. A raíz de esto, surgieron muchas inseguridades; principalmente porque cuando somos niños no nos damos cuenta del impacto que tienen nuestras palabras; empezó a ir a terapia y este fue un punto clave en su vida, en donde encontró un espacio para trabajar en ella misma y encontrar su mejor versión; necesitamos quitar el estigma que hay sobre ir al psicólogo; tómate tiempo para ti y solo para ti, es necesario y te cura.

Cuatro años después de su primer incidente, asiste a su campamento de verano de toda la vida en Wisconsin el cual, ella describe como su happy place; donde le empieza a entrar mucho a la esquiada en agua, se vuelve muy buena y para el show de verano final le piden hacer una »pirámide de 5 personas», la cual consiste en que hay 3 personas de base en esquí y 2 arriba sujetando la cuerda.  Un día antes del cierre de verano deciden practicar la maniobra, y al ensayar María era una de las dos personas que sujetaban la cuerda, la persona de abajo de ella le pasa la cuerda muy pegada a su cuerpo y se cayó con la cuerda amarrada a su mano izquierda y la lancha aún en movimiento, por lo cual perdió la mano. La trasladaron al Childrens Hospital más cercano en donde fue atendida de urgencia. María intentó expresar lo que es perder una parte tuya y me lo definió como: »la muerte de la persona que eras», todo lo que solías hacer y dabas por sentado cambia; pero sobre todo el proceso de aceptación y de recobrar tu autoestima es el más duro. Cayó en depresión y cuenta que este fue el punto más bajo de su vida. Ahora que mira en retrospectiva, el estar tan cerca de la muerte y el dolor fue lo que hizo que apreciara la vida y cada momento de una manera mágica y especial.

Pasaron los años, y al pasar a secundaria entra el factor de los niños a su vida, creo que todas nos podemos identificar en esta etapa por lo dura que es y sobre todo porque en esta sociedad le damos demasiado valor a tener una pareja; desde secundaria tenemos la inquietud de »quién me va a invitar a salir» y como niña te escogen a ti, esperas que un niño te valide y sin duda alguna, es uno de los validadores que más peso tiene esta sociedad. María en esta época se dio cuenta de una de las lecciones más valiosas que alguien te puede dejar: el valor que tienes está dentro de ti, todas tenemos algo que nos hace únicas e irrepetibles, esto se filtra mucho porque nos vemos a través de los ojos de los niños; jamás dejes que nada ni nadie te haga dudar tu valor, el cual es mucho; no necesitas la validación de nadie para ser tú.

María decidió estudiar Comunicación en la Ibero, en donde se le abrieron muchísimas puertas por su gran talento para escribir; empezó a publicar en revistas digitales y fue invitada a hablar en las oficinas de Google México. Al igual que yo, ella apoya la libertad de expresión, el atreverte a ser tú mismo, cree que en esta sociedad vivimos enmascarados, con barreras de lo que se espera de nosotros y lo que deberíamos de ser, lo cual es muy difícil salirse de la norma; vivimos amarrados a creencias, juicios y prejuicios que nos quitan nuestra esencia y depende de cada uno de nosotros jamás perderse a uno mismo, quitarnos todo esto que nos está alejando de quién somos, en cada etapa de tu vida, permítete ser la versión más auténtica de ti, siempre con respeto, siempre aceptando las diferente opiniones y sobre todo alzar tu voz y hablar tu propia verdad.

Como dice María : »ASÍ ES LA VIDA, VENIMOS A EVOLUCIONAR, A CAMBIAR, A CRECER, A SER NOSOTROS MISMOS Y A QUERERNOS MUCHO Y QUE NOS QUIERAN BIEN.»

María linda: fue un honor para mí escuchar tu historia, pero sobre todo tus lecciones y tu forma tan bonita y auténtica de ver la vida; gracias por enseñarle a mis pupilas a ver desde otro enfoque. Y ya que estás leyendo esto te voy a pedir un gran favor: no te detengas hasta hacer todos tus sueños realidad.

MCMV ♥