MARGOTT METTA

¿Comes por hambre o por ansiedad? Hay una diferencia enorme entre estas dos.

¿Has escuchado hablar de cómo funciona la mente y el cuerpo cuando estas ansioso?

-Cuando tienes ansiedad, tu mente confunde esto con hambre y comes lo que sea en el momento y crees que con eso vas a lograr llenar esos nervios, vacío emocional, ocio, o cualquier pensamiento negativo que provoca esas ansias sin razón.

Por lo general buscas comer lo primero que se te presente a la vista, e incluso lo más rápido y/o fácil de preparar; es decir: chocolates, frituras, alimentos altos en carbohidratos o cualquier tipo de comida insana.

¿Cuál es el motivo de esto?

Significa que probablemente no has comido a tus horas los alimentos adecuados, tienes exceso de tiempo libre, no llevas una dieta balanceada, entre otras cosas.

¿Cómo evitar que esto pase?

Aprender a conocer a tu cuerpo y sus necesidades para darle lo que necesita de comer; porque muchas veces engordar o tener sobrepeso, no es cuestión de comer mucho sino de comer mal; la mejor manera de evitarlo es:

En caso de querer o necesitar bajar de peso ir con una persona especializada en nutrición, ya sea Health coach o nutriólogo que te den un plan de alimentación adecuado a tu cuerpo y a tus necesidades y a tu estilo de vida para que no tengas que pasar horas sin comer, sepas lo que debes y puedes comer y te aseguro que no sentirás hambre o ansiedad.

Si te mentalizas que eso es y será lo más sano para ti, obviamente irás poco a poco, nada es de un día para el otro.

Te cuento esto por experiencia propia y si crees que no puedes lograr un estilo de vida saludable para ti o no te sientes motivado/a es momento de que cambies tus pensamientos y si tienes ganas lo vas a lograr, porque nada es imposible; solo es cosa de disciplina y constancia y cuando tu mente cambie vas a empezar a comer sólo cuando te de hambre y a tus horas.

Tal vez una trama o como le llaman hoy en día “cheat meal” de vez en cuando, no te hará el mismo daño que si consumes diario comida chatarra y que no le sirve a tu cuerpo; de hecho te lo recomiendo para que vivas en armonía con tu cuerpo.

Lo más importante es enfocarte a tu meta y no rendirte hasta que logres tus objetivos, ser positivo/a y día a día motivarte a ti mismo/a física, emocional y espiritualmente; eso te ayudará a seguir adelante siempre.