Hay un momento en el día en el que el Sol y la Luna bailan la balada perfecta, cuando al rozar sus cuerpos estallan miles de colores pintando un cielo enamorado ¿Y si el Sol se mete todos los días para darte a ti la oportunidad de brillar? ¿Será por eso que en las noches las ideas llegan a mi mente con tal fluidez que mi pluma quiere estallar? Mi propósito como escritora se vuelve cada día más claro: me doy cuenta que no estoy aquí para salvar a nadie o dar esperanza si no que mi finalidad está en enseñarles cómo, cómo todas las respuestas que has estado buscando están enterradas muy dentro de ti; cómo todo el coraje y esa fortaleza que sientes que a veces te hace falta siempre ha estado ahí esperando pacientemente que la dejes libre… Enséñale a tus ojos a ver lo que no suelen ver, a tus pupilas a mirar desde otro enfoque y de vez en cuando, de repente porque sí atrévete a sorprenderte a ti mismo. Créeme que valdrá la pena…

PD: por si lees esto, amo cuando sonríes.