NELLY MUSSALI

¿Sabías que el cerebro está implicado en cualquier aspecto de origen psicológico?

Estudiar al ser humano y su comportamiento involucra aspectos biológicos, fisiológicos, sociales y evolutivos que le permiten al individuo interactuar y adaptarse a su medio.  Sin embargo, mi cerebro no es igual al tuyo! ¿Sabias que los neurotransmisores (esa señal química que comunica a las neuronas) en nuestro cerebro pueden variar y hacernos sentir diferentes cosas? Por ejemplo: la dopamina, un neurotransmisor situado en el sistema nerviosos autónomo, encargado del placer, de la motivación, en la memoria y en la toma de decisiones. Así mismo hay medicamentos que pueden hacer que se inhiba la recaptura de este neurotransmisor en la neurona y permanezca más tiempo en el espacio sináptico, que provocará un aprovechamiento del neurotransmisor. Esto cuando los niveles de dopamina se encuentran bajos y por lo mismo presentan consecuencias; en el caso de niveles bajos de dopamina encontramos el trastorno por déficit de atención y también en los casos de Parkinson. Por lo contrario al tener exceso de niveles de dopamina en los lóbulos frontales podría tratarse de una esquizofrenia. Regresamos a la pregunta inicial ¿Estos trastornos tienen un origen genético, biológico o psicológico?.

Pongamos otro ejemplo, sí analizamos el cerebro de una persona con depresión se encontrará un déficit en los niveles de serotonina. ¿sabías que se considera el neurotransmisor y la hormona de la felicidad? Es la encargada de regular nuestro estado de ánimo, de controlar el apetito, el sueño, de regular el deseo sexual y el dolor.

Y sí nos volvemos a plantear la misma pregunta, responderíamos en éste caso que claramente la depresión tiene su componente genético en el que tendríamos más probabilidad de presentar el trastorno sí nuestros antecedentes lo presentaron, así mismo su componente fisiológico y biológico en el que puede presentarse un  desajuste químico a nivel de sistema nervioso central y por lo tanto desencadenar una depresión o un evento emocional que sea el que desencadene el desequilibrio químico en nuestro cerebro.

Así mismo en el caso de la esquizofrenia, también es un trastorno que tiene origen en traumas emocionales en la infancia, también existe una predisposición genética del trastorno e incluso por infecciones en el embarazo o complicaciones es el parto. También  puede originarse por rupturas ambientales que provocan rupturas a nivel genético.