ERIKA RODRÍGUEZ

´´Así las cosas, de pronto,  una maña despiertas y

te encuentras a otra persona en el espejo,

así como si un extraño hubiera tomado tu cuerpo y

no sólo eso, también cada partícula de ti…´´

Mentiría si dijera que recuerdo el día que llegó a mi vida, es obvio pues algunas veces sigo deseando que no nos hubiéramos conocido.

No puedo quejarme de una niñez amarga, tampoco de padres golpeadores, alcohólicos, mentirosos… de hecho todo lo contrario, mis padres siempre fueron amorosos, obviamente una familia con problemas como todos, pero nada de que espantarse (a diferencia de otros que conocíamos).

Mi padre el mejor hombre que he conocido, la palabra que lo describe es honestidad, quizá no el más amoroso de los padres pero sin duda el único hombre que mejor me ha tratado y que el que más me amará.

Mi madre, la mujer más hermosa, controladora y amorosa que conozco, la mujer perfecta a pesar de todas sus imperfecciones, la mujer que siempre escucha y tiene palabras amorosas, la mujer con la que toda la gente cuenta por su gran corazón, por su compromiso y su nobleza. Esa mujer que no ha tenido una vida fácil pues eligió muchas pruebas, pruebas que sin duda la hacen ser la mujer que es…

Mi hermana, si una palabra la describe es “hermética” acompañada de adjetivos como determinante, trabajadora, humilde, noble, responsable y pagadora, sin duda una mujer amada por muchas personas, por sus acciones y por el amor que siembra.

Es imposible describir a mi familia sin que salgan lágrimas de mis ojos… en fin esta es mi familia perfecta, como ven no tengo nada de qué quejarme…eso siempre he pensado y por ello es más difícil entender todo.

No sé con exactitud cuándo llegó a mi vida, por más que busco en recuerdos es imposible… en mis pensamientos parece como si nunca hubiera llegado, lamentablemente tengo la seguridad que fue hace tanto tiempo… tanto  que estaba acostumbrada a él,  estaba acostumbrada a que viviera por mí y tomara las decisiones más importantes de mi vida. Qué tristeza… casi me destruye y yo ni siquiera percibía su presencia.

Llegan destellos de cuando era niña y me veo llorando sin razón, sin motivo y por más que me preguntaba mi madre qué tenía, no existía respuesta.

En otros recuerdos me veo despierta todas las noches hasta muy tarde porque es imposible conciliar el sueño, escribo sin parar y me desespero porque no entiendo qué pasa…

Me encuentro en una encrucijada todos los días, todos los días se abren dos caminos con las mismas oportunidades en mi mente, todos los días aparece la misma disyuntiva con sus variables … a esto le llamo “Ganándole a Mr. B” consiste en una balanza, recordar  las razones, motivos, personas, cosas, proyectos, etc., que me dan vida, que me motivan, me apasionan, me gustan, me hacen feliz, cualquier cosa que me ancle a tener metas y querer vivir,  de lo contrario gana la otra parte, ésa que bien conoce Mr. B, ésa donde él juega sucio pues conoce cada parte de mí y le encanta debatir, reconozco su astucia para de inmediato hacerme dudar, hacerme enojar y hacerme perder el control, sin duda es importante que le gane todos los días, pues en tres ocasiones casi pierdo y me cuesta la vida.

Un día a día para mi jamás es aburrido pues todo cambia, todo se ve diferente…todo de pronto comienza a parecer absurdo y comienzo a buscar explicaciones a todo, reaprendo, me reprogramo sin saber que en pocos días o quizá horas, mis pensamientos nuevamente cambiarán de dirección… algunas veces siento que no correspondo a ese lugar, a ese momento, a ese espacio y nuevamente intento correr.

Con desmotivación busco la manera de parar el llanto o la furia que siento pero no sé cómo y tampoco por qué, así que buscar la respuesta parece imposible y cuando creo que ya no puedo más, que ya está todo perdido, nuevamente tomo fuerza y me levanto. Cada segundo de mi respiración es importante, cada inhalación me recuerda que todo pasa y nada es permanente… esto también.

 

Hablaré de las famosas crisis y como he logrado sobrevivir a ellas…Lo más importante es auto conocerme, verme a través de mi en cada crisis por todo lo que implica esto no me fue fácil al principio pero después procuraba ver todo como si fuera una obra de teatro en donde yo podía controlar mi personaje, sus emociones y sus sensaciones.

No estaba del todo equivocada, si bien los medicamentos han hecho un gran trabajo, la intención de salir adelante es la que realmente me está sanando.

Cuando dejé de culpar a las circunstancias, a las personas, al ambiente y me enfoqué en mí…. En la oportunidad que nuevamente se presentaba ante mí. En ver que pocas son las personas que tienen la oportunidad  de hacer un pausa en la vida y resetearse…

Cuando se vive con TLP (Borderline) es difícil mantener un equilibrio en las emociones, sin embargo creo que las reacciones las podemos controlar.

Muy en el fondo llegué a pensar que yo misma me causaba las crisis, pero en verdad la mente es tan poderosa que confío en que si hubiera tenido la programación lingüística adecuada, o bien expresarme diferente, los resultados hubieran sido más rápidos.

A partir de que fui diagnosticada, me autoanalicé, me conocí, me sentí, viví conmigo y no voy a mentir, algunas veces me di miedo, otras veces tristeza pues no podía concebir en mi cabeza la idea de que a los treinta años siguiera soltera, sin hijos, sin empleo, sin auto, sin casa y peor aún sin estabilidad TODO lo había perdido… obvio hasta la paz mental. Pero al toparme con esta situación (TLP) caí en la cuenta de había cosas más importantes como reconstruirme.

Leí mucho, vi todas las películas y series que pude, jugué, dibujé, canté, iluminé, planté árboles, me cambié dos o tres veces de casa, medité, fui a la Iglesia,  me caí y me levante unas cien veces en el mismo año y no lograba recuperarme.

Lo más difícil en todo esto es ver a mis padres detrás de mí o más bien junto a mí en cada situación o crisis que tenía. El verlos mal por mí no lo podía soportar, ya bastante me culpaba por mi estado, no quería ver que me los llevaba entre los pies por toda esta situación y yo no lo hacía más fácil, así que mi hermana me dijo deja de juzgarte y de culparte, mejor sal adelante… y hoy lo estoy consiguiendo.

Llegué a discutir con alguien en la calle por mi mascota, la otra persona seguro estaba más enferma que yo y se me fue a los golpes con su hijo y su hermano, esa situación me dolió mucho y fue tanto el coraje hacia la vida, la gente, los animales, etc,. Que terminé aislada en mi departamento encerrada por meses con temor a salir.

Un día sin más ni previo aviso, desperté como si todo hubiera sido un sueño y comencé a sentirme insatisfecha con lo que estaba viviendo, me di cuenta de que mi cabello eran rastas por no pasarme el peine en meses, mi ceja sin depilar, las uñas rotas sin esmalte, ojeras como si no durmiera en años, mi ropa desalineada, mi cara marcada de tanto llorar,  sin un peso en la bolsa y peor aún, con amigos que estaban pasando por una situación mala, triste, depresiva y por alguna razón comenzaron a llamarme para platicarme como se sentían.

Pocas personas sabían lo que yo estaba viviendo, así que enfoqué en sus sentimientos, en lo que estaban pasando, lo que los había hecho llegar a ese punto de tristeza al grado de querer terminar con sus vidas y…. fue ahí donde me di cuenta de que tenía que despertar. Abrir los ojos y poner atención. Muchos estábamos en situaciones así, quiero creer que es todo el caos ambiental y las emociones que tenemos los unos a los otros, pero como lo dije anteriormente, tiene que ver más con quién soy en esta sociedad ¿Qué aporto? ¿Cómo pienso? ¿Cómo me siento? ¿Cómo hago sentir a los demás? La palabra Actitud y Ganas pffff están muy choteadas, pero no encuentro otras palabras para decirle a los que están viviendo una situación así, que no desesperen, es un proceso y todo pasa siempre y cuando lo decidas, lo entiendas y lo programes en tu mente, actúes y hables de manera coherente.