Jueves 8 de marzo, día Internacional de la Mujer 2018

´´ ¿En qué invierto mis latidos?… Los invierto en la chinga más valiosa de este mundo… Ser MADRE ´´

ANÓNIMO 

Cuando me invitaron a escribir a cerca de “En que invierto mis latidos”? Me costó mucho trabajo contestar esa pregunta.

Cuando era soltera podría hablar de un sin fin de cosas y hasta emocionarme con el tema, ahora estoy casada y tengo hijos, ya no soy la que era yo antes….  en ningún aspecto, mi cuerpo ha cambiado, mi mente ha cambiado, mi tiempo ha cambiado, mi manera de ver la vida ha cambiado, mis miedos han cambiado y aumentado y así podría seguir con un sin fin de cambios.

Mis latidos los invierto en días rutinarios, me faltan horas para descansar, para poder hacer lo que quiero, no me da la vida para nada! Siento que se me está yendo el tiempo rapidísimo!! La gente dice que cuando el tiempo pasa rápido es porque normalmente la pasas bien, verdaderamente no creo que sea mi caso! Amo a mi familia, pero siento que actualmente no amo a mi nueva YO.

Mis latidos los invierto en ver crecer a mis hijos, en procurar mantener una relación sana y padre con mi pareja, en mi trabajo, en mantener un poco ordenada mi casa, digo poco, porque aunque intente mucho, en la tarde volverá a estar patas pa arriba, el bote de ropa sucia parece nunca tener fin al igual que los platos.

Actualmente me siento descuidada, casi no me maquillo, no salgo mucho con mis amigas, es más, ¿Cuáles amigas? En realidad ya casi no tengo amigas, en la vida uno evoluciona y hay varias “amistades” que acaban su ciclo, como todo, dejas de tener cosas en común con esas personas y poco a poco se van alejando de tu vida, o tu ocupada vida acaba con esas amistades, poca gente es afortunada de tener amigas de años que a pesar de todo, el ciclo nunca se acaba, pero yo no siento ser de esas personas afortunadas.

Cualquiera que lea esto diría, ponte las pilas, arréglate, alégrate, sal! Diviértete, pásala bien y date tiempo para ti!… se dice fácil, ya que estás dentro de esto, es difícil poder tener tiempo para una misma, no entiendo en qué momento se deja el egoísmo y egocentrismo de pensar en uno mismo y nuestro bienestar por sobre todas las cosas, y una acaba poniéndose en último lugar, como si lo que queremos y sentimos no valiera, no entiendo en qué momento llegué a este punto de olvidarme y dedicarme 100% a mi familia, al bien común de todos ellos y que eso se acabe volviendo mi bien común.

Cualquiera diría, pobre mujer que mal la pasa jajaja probablemente no debió de ser madre o haberse casado, para mi sorpresa a pesar de sentir que es una  friega mi vida actualmente, siento que la disfruto! Y siento que mis latidos en estos momentos de mi vida complicada, valen mucho la pena! Y valen más que cuando era soltera y podía hacer todo lo que me gustaba y tenía tiempo de sobra, parece masoquismo! Pero en verdad disfruto mucho la vida desgastante que llevo, aunque a veces me tiente mi mente pensando que huir sería lo adecuado, y qué hay veces que la responsabilidad me sobrepasa.

La respuesta… ¿En qué invierto mis latidos?… Los invierto en la chinga más valiosa de este mundo!… ser MADRE

´´Siempre tengo ganas de más, en cuanto cumplo una meta o un sueño, se me ocurre otra y ando inventando como hacerla realidad y eso es lo que le da motor a la vida, el tener ganas y proyectos, planes, pero también recuerdos.´´

ANA FUENTES

Tengo la enorme fortuna de que en general, he cumplido mis sueños, más allá de lo que hubiera pensado. Como dice mi papá, yo no tengo llenadera, y una vez que cumplo un sueño, se me ocurre otro, y si ese ya tiene palomita, se me mete otra idea entre ceja y oreja. Hombre, claro que la vida que algún día imaginé que tendría ha sufrido modificaciones y remodelaciones por las circunstancias. Entonces puedo decir, que el principal sueño con el que no cumplí, fue el que la mayoría de las niñas tenían en mis épocas, que dentro del marco de los sueños que iban cambiando con las aficiones, de ser gimnasta, cantante, científica o lo que fuera, siempre incluía el formar un matrimonio para toda la vida con una familia linda. Todo empezó muy bien y la familia linda la tengo, solo que no de la manera que yo quería, ni como la imaginé. Tuve el novio formal “correcto”, de una familia con antecedentes similares a los míos en cuanto a religión y herencia cultural, hasta fuimos al mismo tipo de colegios, pero la verdad es que yo nunca fui 100% el modelo de mujer que encajaba perfecto en ese modelo de vida. Nunca fui la típica señora de las Lomas de peinado de salón, de puras amigas “conocidas”, de ir a los veinte desayunos, de llevarse con la gente correcta. A mi siempre me gustó ser muy yo, estudiar mucho, trabajar por mi cuenta, ser amiga de gente interesante y perder mi tiempo en cosas que me gustaran y no en el salón o en eventos sociales para ver y que me vean. Aún así, con sus “asegunes” estuvimos casados muchos años, y nuestras familias extendidas se entretejieron. Tuvimos hijos y los educamos en medio de una pasteurización de ideas y estilos, porque los papás éramos muy distintos, pero teníamos en común la adoración por nuestros hijos. Los hijos superaron cualquier sueño o expectativa, pero el matrimonio acabó y el sueño de hacernos viejitos juntos y de querernos como pareja para siempre fracasó de manera estrepitosa. Nunca lo pensé. Creí que si algo era seguro, era esa parte de mi plan de vida, y ya ves, lo único seguro es que todo puede ser una sorpresa, pero que al final, todo va a estar bien.

Por otro lado, mis sueños guajiros específicos, de niña siempre iban cambiando, que si quiero un rancho con muchos animales, que si quiero ser Nadia Comanecci, que si quiero ser cantante, pero me da pena cantar en público, que si quiero estudiar mucho y aprender e investigar. Pues en general, con ciertas variaciones de forma, todo se me ha hecho: la gimnasia ni de broma, eso fue una llamarada de petate, pero he sido bastante aficionada al deporte y me ha salido bastante bien, de cantar en un estadio ni de broma, pero he cantado con amigas en varios coros y en muchas bohemias y me gusta y lo paso bien, mientras no sea mi obligación ser “la variedad” en las fiestas, estudié licenciatura, maestría y doctorado y he trabajado en investigación y docencia, y la vida me ha ido llevando a varias áreas de trabajo y conocimiento muy interesantes y enriquecedoras. He tenido las suficientes mascotas, que me han hecho muy feliz. Otro de mis grandes sueños era viajar y conocer distintos lugares del mundo y diferentes culturas y he tenido la suerte de viajar mucho dentro de mi México y por todos los continentes del mundo. Por trabajo, por placer, por compromisos, pero he tenido la suerte de conocer muchísimos lugares y culturas y es algo que me fascina, y a lo que dedico mis ahorros y mi tiempo libre. El planear, el viajar y el recordar los viajes me parecen la mejor forma de disfrutar la vida.

Para nada me puedo quejar, me ha ido muy bien y como decía, siempre tengo ganas de más, en cuanto cumplo una meta o un sueño, se me ocurre otra y ando inventando como hacerla realidad y eso es lo que le da motor a la vida, el tener ganas y proyectos, planes, pero también recuerdos.

´´Todos los días pienso en qué me dice mi corazón para seguir adelante. Yo si soy una romántica y el tema de lo que siente mi corazón es mi vida.´´

BARBARA GARCÍA

¿En qué inviertes tus latidos? Más bien, ¿Qué es un latido? Según yo una explosión que viene directo de tu corazón generada por tu cerebro y es el bombazo de energía que circula por la sangre ¿Qué sucede cuando llega un latido a tu cuerpo y reacciona con toda la energía del mundo? Te levantas, tomas fuerza y eres capaz de realizar lo que te propongas; Es decir, cada que amas algo, gozas, ríes, lloras, llegas a la meta o simplemente tu boca da un beso lleno de amor y lleno de emociones que se desplazan por tu cuerpo miles de emociones haciendo que se generen a su vez miles de latidos.

Todos los días pienso en qué me dice mi corazón para seguir adelante. Yo si soy una romántica y el tema de lo que siente mi corazón es mi vida. Mi mamá desde niña me decía que ser así me dejaría mucho el corazón roto y que sufriría por ser tan entregada pero la realidad es que si me duele como a todos,  solo que esos latidos me ayudan cada día a crecer y aprender. Mis emociones me ayudan día a día ser quién soy y  lograr todos mis objetivos y metas; invierto mis latidos en poder ayudar a los demás; con el paso del tiempo he descubierto que todo lo que decretas se cumple y si decretas con el corazón todo se vuelve más bonito.

´´Pocas veces pensamos en lo que nos mantiene vivos, en esas cosas o momentos que mantienen nuestro corazón despierto y lleno de energía, seríamos mejores humanos si aprendiéramos a cultivar y atesorar lo que para cada uno de nosotros es importante.´´

ALE BARRETO

Cuando somos jóvenes tenemos tantos sueños que nos llenan de energía y vida, conforme vamos creciendo las prioridades van cambiando y esos sueños van quedando atrás, algunas veces estamos tan ocupados y estresados con el día día que no nos damos cuenta que la vida va pasando y no queda más tiempo para hacerlos realidad, pero en el fondo siempre hay algo que nos mantiene vivos, algo que nos hace vibrar.  Lo importante es no olvidar quienes somos, ser fieles a nosotros, así aunque sabemos que nada es permanente nuestros latidos siguen vibrando con mucha fuerza por eso que nos llena de vida.

Invierto mis latidos en sentir la vida, besar, abrazar y oler a mis hijos,  me recuerdan que el amor incondicional existe, es aprender que la vida es mucho mas sencilla de lo que pensamos y disfrutar cada segundo con ellos. Sentir un abrazo apretado de la gente que amo, esos que reconfortan el corazón. Sentir el aire, me encantan los días ventosos, me recuerdan que la tierra está viva.  Mis latidos son los olores que me hacen sentir, un perfume que me haga pensar en alguien especial, un té que solo con olerlo me de paz, mis latidos son esas canciones que han sido parte de la vida, que me trasportan, que me hacen sentir feliz, nostálgica, que me hacen llorar.  Mis latidos son los sabores, esos sabores que nos hacen sentir amados y cuidados por alguien, esos sabores que nos recuerdan nuestras raíces, esos sabores que nos trasportan, esos sabores que te hacen olvidar todo por un segundo solo para disfrutar. Mis latidos son también disfrutar los atardeceres hermosos desde el lugar que más paz me da, ver las estrellas, ver los colibríes en los árboles desde mi ventana, es ver esas sonrisas traviesas de mis hijos, esa mirada llena de luz que tienen los niños.

Mi corazón vibra cuando alimento el lado espiritual de mi existencia, en la magia de la vida, de los pequeños momentos, tener presente que no siempre voy a estar aquí, que en cualquier momento y de la forma más inesperada la vida cambia, la vida termina, que al final no importa si cumplí o no algunos de mis sueños, sí todo pasa de acuerdo al plan, lo que importa es como estoy viviendo ese camino, debemos tener confianza en la vida, hacer lo que esté en nuestras manos y dejarse llevar escuchando nuestra intuición, invirtiendo nuestros latidos en lo que nos mantiene vivos.

´´A mis 22, invierto mis latidos en mucho, quizá en demasiado.´´

NATALIA ALBIN

¿Qué te mueve? ¿Cuál es tu meta? Pueden ser muchas, puede ser una que luego se convierte en otra, puede que hoy nada te mueva o puede que estés esperando encontrar una pasión. A mis 15 años no estaba segura, creo que estaba buscando mis pasiones y mis metas. A mis 22, invierto mis latidos en mucho, quizá en demasiado.

Irme a vivir a otro país, mi relación a distancia, mi marca de ropa, escribir, el cine. Cada una de esas partes de mi vida me conforma, cada una tiene metas separadas y cada una implica compromiso. Irme a vivir a otro país es mucho trámite y mucha fuerza. Mi relación a distancia implica tiempo y planes. Mi marca de ropa significa poner a prueba cosas que nunca había hecho. Escribir conlleva enfrentarme a ser criticada. El cine es invertir trabajo y mucho aprender. Los riesgos siempre dejan de importar cuando algo vale la pena, a veces tenemos que hacer lo que nos da miedo: nadie crece cuando está cómodo.

Trabajo mucho, algunos dirían que demasiado, con proyectos por todos lados que ocupan mi mente todo el día, pero en eso decido invertir mi tiempo. Mis proyectos me ayudan a crecer, a aprender y a conocer nuevas experiencias.

´´Me  mueven y me inspiran tantas cosas en esta vida, que he decidido invertir mis latidos en cada una de ellas.´´

NELLY MUSSALI

Yo… ¿en qué invierto mis latidos?

En lo primero que pienso es en ti.

Me  mueven y me inspiran tantas cosas en esta vida, que he decidido inconsciente como conscientemente invertir mis latidos en cada una de ellas. Mi familia, gente que me ha formado y me ha dado valores, que no habría podido llegar a donde me encuentro sin su apoyo y cariño, por lo mismo y por el amor infinito que les tengo, invierto mis latidos en ellos.

Por otro lado está mi vida profesional; mi carrera, maestría y diplomado; que sin duda me han ayudado a crecer, el trato constante con las personas me deja algo nuevo por lo que sigo aprendiendo día a día de cada una de ellas y conforme las conozco entiendo su manera de comportarse, por lo que trato de no juzgar. Es increíble darse cuenta cuando algo nos mueve y nos conquista por completo; tomé la mejor elección en hacer en mi maestría  en este momento de mi vida, seguí mi más profunda aspiración y llegue a estar en donde nunca creí estarlo y en donde soy feliz. Invierto mis latidos en cada clase y cada aprendizaje relacionado con la neuropsicología. Me emociona buscar la relación de el cerebro en desarrollo con la conducta y cognición. Así dedicando en un futuro mis latidos a trabajos enfocados en los niños y en la intervención temprana de distintas circunstancias evitando problemas a largo plazo. Ese es el objetivo y la motivación que me inspira a seguir estudiando para dejar una parte de mis latidos en esos niños.

Mi trabajo; un espacio mío y de nadie más. Pero lo más importante, me enseñó que los limites no existen, que uno debe de luchar por lo que quiere, por esas cosas por las cuales su corazón  late, esas cosas que realmente valen la pena. Como bien dice una gran amiga: “quiérelo tanto que la vida no tenga más remedio que dártelo”.

Me impulsa a dar lo mejor de mi el saber que mi hobby es mi trabajo y es justo ahí en donde llego a la conclusión que he luchado, que he hecho un buen trabajo, y que soy verdaderamente afortunada.  Descubrí la perseverancia en lo más profundo de mi ser, aprendí a perseguir mis sueños y alcanzarlos teniendo presente que el limite es el cielo.

“Sueña tu vida y vive tu sueño”

-Juan Sebastián Celis Maya

Y por último, vuelvo a pensar en ti.

´´Yo invierto mis latidos en mi salud.´´

TAMARA HASS

Desde pequeña tuve un gran interés en el bienestar de las personas, me dí cuenta que UN SÓLO cambio en tus hábitos puede marcar una gran diferencia. Es por eso que decidí estudiar la Licenciatura en Nutrición Clínica, y tener mi consultorio, para así poder ayudar a las personas a mejorar, sentirse bien con ellos mismos, mejorar su estado de salud y llevar un estilo de vida saludable.

Mi pasión es el deporte, es por eso que tengo la certificación de TRX STC Suspension Training Course y doy clases a domicilio. TRX es un ejercicio de entrenamiento funcional, que permite realizar un entrenamiento completo, usando todos los músculos de tu cuerpo, utilizando tu propio peso corporal y la resistencia a la gravedad.

De igual manera, soy maestra de The Dailey Method, un ejercicio que combina Yoga, Pilates, Ballet y Barre, logrando un equilibrio tanto mental como físico.

Me encanta combinar estas dos disciplinas y la nutrición con mis alumnos y pacientes, para impulsarlos a mejorar su estado de salud, sacar lo mejor de ellos, y demostrarles que son más fuertes de lo que creen.

“ Creo firmemente que una combinación entre buena alimentación, ejercicio y una sana relación con uno mismo, son la receta perfecta para lograr una vida en balance”

 

´´Yo invierto mis latidos apagando el ruido de afuera y encendiendo la música que hay en mi interior.´´

MARÍA COELLO

Yo invierto mis latidos apagando el ruido de afuera y encendiendo la música que hay en mi interior y es así como logro tener mucha paz; encontrando lo que realmente me llena, eligiendo y descartando; escribiendo esas palabras en blanco y negro que viven en mi interior; las cuales crean imágenes a color en la mente del lector; conociendo gente que me haga ver lo que no veo, que le enseñe a mis pupilas a mirar desde otro enfoque; personas que me ayudan a reconocer que mis fuerzas son más grandes que mis dudas y lo lindo que es desearle algo bueno a alguien en silencio y ver cómo la vida se lo cumple en voz alta; sí, yo duermo, pienso y sueño invirtiendo mis latidos en algo; y si parece imposible no descanso, y si pierdo me queda la satisfacción de haber dado todo de mí. Yo nunca busco ser perfecta para inspirar a otros; mejor dejo que los demás se inspiren al ver cómo me acepto y enfrento mis imperfecciones.

PD: espero querido lector, que todo lo bueno te siga, te encuentre y se quede contigo. Y recuerda: cuando sientas que ese lugar ya no es para ti: VUELA.

FELÍZ DÍA DE LA MUJER